Historia

Historia

img_0136

 

 

 

 

Antigua alquería árabe a orillas del río Palancia, la historia de ALGAR DE PALANCIA (523 hbts.) está íntimamente ligada a la del Convento-Castillo de Arguines. Tras su conquista, Jaime I la donó a Ramón Moret, quien a su vez la cedió a la Orden Mercedaria en 1201. En 1438 volvería a ostentar la titularidad de la Corona, que la vendería a Francisco Jardí.

Lugar de moriscos, quedó deshabitada tras su expulsión, repoblándose con catalanes. Durante las Guerras Carlistas fue escenario de numerosos combates de poca importancia, destacando el saqueo de la columna de El Serrador en 1836.

El CONVENTO-CASTILLO DE ARGUINES se halla en el término de Algar de Palancia, en el Pla de Arguines, vertiente norte de la Sierra Calderona, en el límite con el término municipal de Segorbe. Se trata de un castillo de origen musulmán, en cuyas edificaciones Ramón Moret, primer señor del lugar, instaló un hospital que cedería a la Orden de los Mercedarios, quienes lo convirtieron en casa de oración y reposo. En él se estableció la Comanda de Arguines, que ejercía total jurisdicción sobre el territorio. Hasta 1278 dependió de la diócesis de València, y a partir de esa fecha de la de Segorb. En el año 1430fue asaltado durante una revuelta morisca, quedando abandonado, ya que sus pertenencias se transladarían a Segorb en busca de mayor seguridad. Actualmente está abandonado y en ruinas, aunque aún conserva sus muros principales y parte de pequeñas torres defensivas.

La TORRE ÁRABE DE ALGAR DE PALANCIA se encuentra en el centro de la población, en la plaza de la localidad. Se identifica con la antigua fortificación de la primitiva alquería musulmana, como avanzadilla de un puesto de vigilancia que le daba protección. Se encuentra restaurada y en perfecto estado, pero ha perdido sus elementos diferenciadores, aunque el cuerpo principal coincide con el de la antigua torre. Es de planta cuadrada y su fábrica original era de mampostería con refuerzos de sillares en las esquinas. Actualmente alberga las intalaciones de la casa consistorial y un bar en su planta baja.